Por Luis Heredia

     
Tendencias: línea de tres en el metegol

Irrumpe la perspectiva conservadora y se teme un alejamiento de los fanáticos de este tradicional juego.

La luz de alarma se encendió a partir del sorteo de un metegol entre los lectores de un medio de la ciudad. “Se están fabricando metegoles con tres defensores” decía en tono de alerta, un escueto SMS que comenzó a circular entre los viejos cultores del fútbol de mesa, muchos de ellos ya retirados. Si bien breve, el mensaje significaba una cosa: habían alterado el tradicional esquema argentino del 2-5-3, por un especulativo 3-4-3, con todo lo que eso implica.

A partir de esta noticia sólo bastó googlear y comparar fotografías de viejos y nuevos metegoles, para corroborar que, efectivamente, el romántico dibujo táctico con dos solitarios gladiadores en la última línea, que se había mantenido por décadas y en la que el arquero tenía una función decisiva, ahora sufría una alteración a partir de la influencia de las tendencias conservadoras del fútbol o por tomar modelos europeos. 

“Esto le hace mucho mal al metegol argentino. Si bien tradicionalmente había un línea de volantes muy cargada (¡había que pasar la pelota por ahí!), la pareja de zagueros compensaba la cosa. Pero ahora con tres defensores va a ser más difícil meter la pelota en el arco. Esto va a alejar al público de los metegoles”, afirma el especialista y recopilador de este tradicional juego, el recordado Carlos Molinete Novale (ex jugador, máximo especialista en el manejo de arqueros).

Para el experto la cosa no va a terminar en esta “innovación”, ya que si se mantiene esta corriente, se aproxima el 4-4-2 (que implicaría la irrupción de la línea de cuatro en el metegol), y con el camino allanado sería cuestión de tiempos para metegoles con un delantero (5-4-1).

En opinión de los entendidos, los partidos con esta disposición táctica podrían durar horas y hasta días, ya que le sería muy difícil a un solitario delantero vulnerar a cinco defensores y el arquero. “Habría que cambiar el reglamento, y establecer límites de tiempo como en el fútbol formal. Personalmente vaticino que en los próximos tres años vamos a tener el primer 0-0 en un partido de metegol”, arriesga Molinete Novale.

Pero las novedades que ponen de mal humor a los tradicionalistas no terminan en lo táctico, ya que también descubrieron que los legendarios arqueros petisos y morrudos de los viejos juegos han sido reemplazados por grandotes estilizados. Como en el fútbol de los humanos, lo físico también se está imponiendo en el fútbol de metal.

Ir arriba

 

Pie de Pagina Revista If

Edición Nº 14